Wagenstein, Angel - Trilogía judía 1 - El Pentateuco de Isaac

 Búsquedas
 Índice Cómics

Wagenstein, Angel - Trilogía judía 1 - El Pentateuco de Isaac

Notapor JuanDeLezo » 10 Mar 2017, 08:18

El Pentateuco de Isaac

Wagenstein, Angel
Saga: Trilogía judía - 1
Título: El Pentateuco de Isaac
Autor: Wagenstein, Angel
ISBN: 9788493591465
Año de publicación: 2008
Primera edición: 2002
Título original: Petoknizhie Isaakovo
Colección: Libros del Asteroide, 34
Recomendado por: JuanDeLezo

'Sobre la vida de Isaac Jacob Blumenfeld durante dos guerras, en tres campos de concentración y en cinco patrias', así reza el subtítulo de esta novela en la que Wagenstein relata el periplo de un sastre judío de Galitzia (antiguo territorio del Imperio Austrohúngaro, actualmente dividido entre Polonia y Ucrania) durante la primera mitad del siglo XX.
Debido a los avatares políticos acaecidos en la Europa de la época, Blumenfeld, que nace siendo súbdito del Imperio Austrohúngaro, termina siendo austriaco no sin antes haber sido ciudadano de Polonia, la URSS y el Tercer Reich. Protegido de los caprichos de la historia por su humor, Isaac cuenta su paso por el ejército imperial y distintos campos de concentración con humor e ironía, diluyendo el evidente fondo trágico de su historia y convirtiéndola en un relato divertido y lúcido de las convulsiones que sacudieron Europa durante el siglo XX.
Tras una prestigiosa trayectoria como cineasta, Angel Wagenstein inició su carrera literaria a los setenta años con esta novela; desde entonces ha afianzado su prestigio en buena parte de Europa con numerosos galardones.

Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2711
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2155 veces
Sexo: Hombre

Re: Wagenstein, Angel - Trilogía judía 1 - El Pentateuco de Isaac

Notapor JuanDeLezo » 10 Mar 2017, 08:24

¡Que la paz sea contigo y con tu hogar!
Si me preguntas qué tal me va, te contestaré con el corazón en la mano: estupendamente bien, porque siempre podría estar peor. Y aunque no me lo preguntaras, te diría lo mismo. Porque, ¿acaso has visto a un judío que se calle lo que ya ha decidido contar?
Son cinco mis sueños realizados y cinco son los libros de Moisés que prueban de modo irrefutable que mi pueblo es el elegido de Dios y, por lo tanto, está predestinado a que se le cumplan los sueños. De ahí que también yo, una motita insignificante o, si prefieres, una hormiguita de nuestro hormiguero disperso por el mundo, tenga derecho a mi propia parte, a un tanto por ciento, a mi acción de esta Sociedad Limitada de los elegidos de Dios. Por otro lado, solo al pensar en qué es lo que nos ha pasado a los judíos a lo largo de los tiempos y al añadir mi humilde contribución —tasas incluidas—, me da por exclamar al igual que aquel aedo que deambulaba por nuestras tierras bajo el nombre conmovedor de «Que la paz sea contigo»: «¡Gracias, Dios mío, por el honor tan alto!, ¿pero no pudiste escoger a algún otro pueblo?».
Por favor, no busques lógica en mi destino, porque no es que yo empujara los acontecimientos, sino que estos me empujaron a mí. No he sido la piedra del molino, ni el agua que la hace girar: he sido la harina. Y desconocidos han sido para mí los propósitos del Molinero, santificado sea su nombre por los siglos de los siglos y después del último de los siglos también.
Tampoco busques lógica en los acontecimientos históricos que determinaron mi destino, pues no la tienen, pero quizá tengan algún sentido secreto. Sin embargo, ¿acaso le es dado al ser humano conocer el secreto de las mareas, de las protuberancias solares, del temprano florecer de la nevadilla, del amor o de los mugidos de las vacas?
No me hagas, hermano, empezar la explicación de los acontecimientos políticos por aquel archiconocido disparo en Sarajevo, del que estoy hasta la coronilla, cuando un alumno de secundaria con el curioso apellido de Principio mató a nuestro inolvidable, querido, adorado archiduque Francisco Fernando, porque la primera guerra mundial ya había madurado como un absceso en el vientre de Europa, sin principios, es decir, sin el estúpido disparo del Principio este. Si algún diplomático alemán, pongamos por caso, hubiera resbalado con la cáscara de un plátano tirado en Estocolmo por el representante de la empresa francesa Michelin, hubiera sido lo mismo. No busques, por favor, lógica en mi querida patria austrohúngara, cuyo ejército invencible, dirigido sabiamente por el general Konrad von Hotzendorf se metió de cabeza en el conflicto justo cuando hasta el más tonto entre los tontos se daba cuenta de que ya habíamos perdido la guerra. ¿Acaso puede haber lógica alguna en que todos los fieles ciudadanos austrohúngaros desearan con fervor que el Imperio de los Habsburgo se disgregara en varios Estados diminutos, en uniones étnicas dudosas y en federaciones tectónicas y alzaran las banderas nacionales, limpiándose los mocos y las lágrimas al son de la cancioncilla «¡Eh, eslavos!» mientras que ahora gimotean viendo los platos rotos y recuerdan el Imperio Austrohúngaro como «los buenos tiempos de antaño»?
Dime, hermano, si hay lógica en todo esto. Fíjate en la broma macabra de cuando Serbia y Grecia, cual un par de hermanitas, se cogieron de la mano al lado de la Triple Entente, mientras que Turquía, el eterno agente británico, sabe Dios por qué se alineó contra Inglaterra. Bulgaria se hermanó con sus opresores seculares, los turcos, y se arrojó a la guerra contra sus libertadores, los rusos, quienes por su parte..., etcétera.
La primera guerra mundial es una de las ballenas en que —como diría algún pueblo antiguo— se va a apoyar mi relato. La otra ballena, claro está, será la segunda guerra mundial. Y si así, con los pies en sendas ballenas, decido explayarme sobre las razones y sinrazones de esta última, la más cruel entre las guerras, fácil será que me esparranque, ya que, como regla general, las ballenas históricas no suelen nadar en paralelo. Baste con recordarte al respecto de los sacros y eternos ideales nacionales, que en la primera guerra, Alemania se enfrentó a muerte con Italia y Japón, para llegar a declararlos luego, en la segunda de las guerras mundiales, sus hermanos carnales, sus aliados entrañables y no menos sagrados y sempiternos.
Un día se borrará el dolor de esta guerra, la más terrorífica de todas; llegará el momento en que su recuerdo acabará pareciéndose a la molestia obtusa de los viejos reumas, porque la gente tiende a olvidar lo malo, porque si pensáramos todo el tiempo en la muerte y en los seres desaparecidos, los labradores dejarían de labrar, los jóvenes de enamorarse, los niños dejarían de deletrear las palabras, este precioso rosario de la inteligencia. Se olvidará el dolor y entonces el sentido de las guerras se reducirá a aquella anécdota antiquísima que seguro que has oído mil veces contada de mil maneras, pero que aun así te la explicaré, porque ¿acaso puedes detener a un judío cuando se le ha metido entre ceja y ceja contarte un chiste? Esto es un polaco y un judío que andan juntos por algún lugar de Galitzia. El judío, que se cree más listo que nadie y que se siente con derecho a dar lecciones o reírse de los demás, señala en el camino el todavía humeante excremento de un caballo y le dice al polaco: «Te doy diez zlotis si te comes esto». El polaco, hombre calculador como todo campesino, no tiene nada en contra de ganarse unos cuartos. «Vale», dice. Entonces frunce el ceño, resuella, pero se traga la mierda. El judío le da los diez zlotis pero poco después recapacita. Cae en la cuenta de que acaba de cometer la tontería de gastarse el dinero en nada y decide recuperarlo. A la vista del siguiente excremento de caballo, fresco y humeante, le dice al polaco: «¿Si me como esta mierda me devuelves los diez zlotis?». «Vale», contesta el otro. El judío resuella, frunce el entrecejo, pero se come la mierda y recibe de vuelta su dinero. Los dos siguen su camino, pero el polaco, al pensárselo, pregunta legítimamente: «Oye, si los judíos sois tan listos, ¿puedes explicarme por qué diablos nos hemos comido cada uno una mierda?». En este caso el judío se quedó callado, cosa que sucede muy pocas veces.
Digo, pues, que si me preguntas por el sentido de todo lo que pasó durante las dos guerras y en el tiempo transcurrido entre estas, yo te contestaré a la pregunta con otra, que tampoco tiene respuesta: ¿y por qué nos comimos la mierda?
No sé, querido hermano, si vas a recibir estas líneas, porque tú también estás como una hoja a merced del aire y te llevan y te traen los torbellinos de la casualidad y el destino, vistas a la manera vuestra —la materialista— como leyes naturales del todo ordinarias. Es que vosotros, los marxistas, tenéis el don de prever las cosas y aún mejor sabéis explicar las razones por las que vuestras previsiones no llegaron a verse cumplidas. Sin embargo, ¡quién hubiera podido prever (si no fuera Jehová o Yahvé al que tú renunciaste —no es que te culpe, cada cual tiene sus motivos—) que tú, el buen rabí del pueblo de Kolodetz cerca de Drogobich, te volverías ateo y te harías líder sindicalista!
¿Acaso alguien pudo augurar que nos volveríamos a ver cerca del alambre de púas del campo de concentración de Flossenbürg y que este alambre —símbolo de la época— nos volvería a separar en la encrucijada? Tú, para acá, y yo, para allá. ¿Acaso alguien en la Tierra, en el Infierno o en los Cielos, podía saber que el destino se mostraría tan generoso con nosotros dos, que en vez de encontrarnos en las cámaras de gas o en el edén de los judíos nos veríamos de nuevo —¿te acuerdas qué alegría?— en el gulag, allá, en el quinto pino, en alguna parte de Kazajstán? Pero tú, ZEK 1040-260 P, siendo prisionero político, debías ir a la izquierda, a las excavaciones del canal Stalin del Báltico, mientras que yo, el ZEK 003-476 B, prisionero de guerra y traidor a la patria, acababa de regresar del corazón mismo del archipiélago donde había estado de intérprete de los rehenes de alta alcurnia —barones, mariscales de campo, y toda clase de portadores de la Cruz de Hierro con sus respectivas Hojas de Roble— quienes, debido a sus esfuerzos en común y a su erudición exquisita habían conseguido perder —¡gracias a Dios!— aquella guerra también. Para mí, el judío insignificante, un simple soldado raso del ejército austrohúngaro y, más tarde, humilde trabajador soviético, empleado de la Cooperativa Textil N.º 6 que no era otra cosa que el taller de mi padre Mode Parisienne, ¿lo recuerdas?, digo, pues, que para mí era un alto honor servir a aquellos caballeros de las Cruces de Hierro con sus Hojas de Roble. Estos no tardaron en enterarse de que yo era un simple soldado de a pie y me obligaban a sacar brillo a sus zapatos y llevarles escudillas de infusiones grasientas, pero jamás supieron que me escondía detrás de las barracas y meaba en su té. Incluso una vez el barón Von Rodenburg —a quien, seguro recordarás, los rusos lo pillaron en los baños de la estación de trenes de Leipzig, disfrazado de sirvienta, tratando de colarse donde los americanos— comentó que aquel día el té tenía un sabor algo raro. Murmuré que la noche anterior habíamos comido nabo. Él preguntó con soberbia qué relación podía existir entre el té y el nabo y me permití señalar que entre todos los fenómenos de la naturaleza, señor barón, existen misteriosos lazos metafísicos. El barón me miró por su monóculo y dijo: «¡Judío, filósofo de pacotilla!». ¡Anda que no tenía razón!
No sé dónde te encontrarás a estas alturas, hermano querido, pero supongo que en nuestro pueblo, otra vez de rabí o de secretario del partido, o de policía local. Qué más da. Confío en que estés lleno de hijos y de nietos, que estos crezcan sanos y fuertes y que tengan un futuro luminoso, porque aquel entrañable rincón de Europa es una verdadera encrucijada de las pasiones de eslavos, alemanes y judíos. Allí de los incestos hasídicos no deja de nacer algún Chagal o algún Sholem Hazímovich Rabínovich, o sea, nuestro Shalom Aleijem, mientras que en casa de los vecinos siempre nace algún antisemita destacado, quien a su manera da fama a nuestro terruño. Ojalá la levadura con la que la Historia amasa a los niños de ahora sea de mejor calidad y que vengan días de paz, fraternidad y sabiduría, para que nunca jamás, hasta el Día del Juicio Final, nadie tenga que mear en el té del prójimo. Amén.
Un beso grande de tu cuñado y amigo de siempre.

ISAAC BLUMENFELD
Imagen


La gratitud en silencio no sirve a nadie. A ver si participamos más.
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2711
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2155 veces
Sexo: Hombre


Volver a Histórica

 Temas Recientes
 Ebooks Recientes
AsuntoPublicado porTítulo del tema
Nota Richards, Keith & Fox, James - Vida JuanDeLezo Richards, Keith & Fox, James - Vida
Nota Galvan, Guillermo - Tiempo de siega tres Galvan, Guillermo - Tiempo de siega
Nota King, Stephen - Dolores Claiborne tres King, Stephen - Dolores Claiborne
Nota Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos cdelacruzd Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos
Nota Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma JuanDeLezo Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma
Nota Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo Humungus Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo
Nota Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo Humungus Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo
Nota Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas Alabalfenrry Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas
Nota Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras Alabalfenrry Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras
Nota Rolin, Jean - Crac ELHENNA Rolin, Jean - Crac
Nota Cercas, Javier - Terra Alta JuanDeLezo Cercas, Javier - Terra Alta
Nota Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood JuanDeLezo Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood
Nota Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea Fercho Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea
Nota Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis JuanDeLezo Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis
Nota Esparza, José Javier - San Quintín Humungus Esparza, José Javier - San Quintín
Nota Zweig, Stefan - María Antonieta Alabalfenrry Zweig, Stefan - María Antonieta
Nota Peláez, Javier - 500 años de frío Humungus Peláez, Javier - 500 años de frío
Nota Süskind, Patrick - El Perfume: Historia De Un Asesino ELHENNA Süskind, Patrick - El Perfume: Historia De Un Asesino
Nota Crichton, Michael - Sol naciente ELHENNA Crichton, Michael - Sol naciente
Nota Calvo Poyato, José - La ruta infinita Humungus Calvo Poyato, José - La ruta infinita
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Premios Nebula Silicon 2 9359
Nota Premio Locus. Fantasia Silicon 4 9523
Nota Premios Hugo Silicon 8 12143
 Audios Recientes
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Nueva sección AUDIOLIBROS Heathcliff 0 8589

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron