Muñoz, Rafael F. - Relatos de la Revolución

 Búsquedas
 Índice Cómics

Muñoz, Rafael F. - Relatos de la Revolución

Notapor JuanDeLezo » 05 Feb 2017, 13:49

Relatos de la Revolución

Muñoz, Rafael F.
Título: Relatos de la Revolución
Autor: Muñoz, Rafael F.
ISBN: 9786070723360
Año de publicación: 1976
Primera edición: 1936
Título original: Relatos de la Revolución
Recomendado por: JuanDeLezo

Obligado a ser atrevido por su profesión como reportero, Rafael F. Muñoz (1899 -1972) escribe a toda prisa cuanto ve, rara vez con tiempo suficiente para revisar la factura última de sus manuscritos, y no obstante, su obra es de una claridad deslumbrante. Los temas de sus cuentos y novelas giran en torno a las horas más violentas y fugaces de la revolución mexicana en el norte del país y su impacto perdurable en la vida inmediata y urge de los hombres y las mujeres del campo. Más aún, se diría que la obra narrativa de Muñoz forma parte de la misma acción que en ellas se describe detalladamente. Los Relatos de la revolución mexicana tiene el toque brutal de la sorpresa que siempre guardan sus tramas y, desde luego, en ellos campea la violencia creciente, ingobernable, cruda, ilógica despiadada , de los impredecibles enfrentamientos a cielo abierto, en medio del desierto, al margen de las vías del tren, entre rebeldes y soldados.

Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2728
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2162 veces
Sexo: Hombre

Re: Muñoz, Rafael F. - Relatos de la Revolución

Notapor JuanDeLezo » 05 Feb 2017, 13:58



Vamos, vamos, vamooooos que hoy me siento muy revolucionario. Después de las revoluciones francesa y rusa no puedo dejar atrás la de nuestros hermanos mexicanos. Así declaro este fin de semana como el "revolucionario de las Cumbres Borrascosas". Ahí es na.
¡VIVA MÉXICO!


Forjador De Leyendas

Contaba apenas trece o catorce años Rafael F. Muñoz, cuando vio abatirse sobre su natal Chihuahua las ráfagas de la Revolución. Fue testigo del asedio a la ciudad, de las escaramuzas, los fusilamientos, los despojos, los actos de cobardía, de heroísmo o de crueldad. Y fue guardando la memoria de aquellos sucedidos; lo mismo las grandes batallas que los incidentes de apariencia insignificante: la actitud de un general colérico, la conmovedora serenidad del condenado que elige el árbol del cual quiere ser colgado, el gesto último con que un cadáver parece contemplar el incontenible, incesante fluir de la vida que ya le es ajena.
Hasta que un día, con aquel prurito por servir de testificante que lo llevó al periodismo, e inspirado por la lectura de la novela El fuego, de Henri Barbusse, comenzó a verter sus remembranzas en una serie de relatos. Aquella Revolución indescriptible, infinita, varia, contradictoria, se le fue transformando en estampas, cuadros, episodios aislados; no había otra traducción posible.
¿Realidad? ¿Fantasía? Ninguna. O, mejor, ambas. Es decir, leyenda, mito. Una esfera particular, con profundas raíces en el acontecer histórico, en los eventos vividos, en la experiencia sufrida; mas a la vez transfigurada por un toque de arte, de invención, de verdad sustancial, que la rescata del tiempo, la hace trascendente.

Bajo esta luz Muñoz es algo más que un historiador y algo más que un cuentista; es un forjador de leyendas, un catalizador de los recuerdos y de los sueños colectivos.
No por casualidad se ha señalado que sus escritos poseen la misma clase de aliento poético que se encuentra en los romances y en los corridos. Poesía de intenso sabor popular porque los cantares de gesta son, más que otras formas literarias, patrimonio del pueblo; pero además, en el caso de Muñoz, porque la figura central de esa suerte de ciclo épico que integran sus narraciones es el pueblo mismo.
Recordemos la escena culminante de uno de sus textos más breves, «El Niño». Unos carros de ferrocarril, llenos de parque para alimentar al gran cañón que da nombre al cuento, se han incendiado. Las soldaderas, en ausencia de sus «Juanes», se lanzan a los vagones en llamas para sacar el cargamento y evitar que estalle. Las cajas son demasiado pesadas y algunas mujeres caen bajo ellas; otras sufren quemaduras atroces; cuando una sale corriendo con la vestimenta convertida en una antorcha, sus compañeras apagan el fuego con arena, pues se encuentran en el desierto, bajo un sol asfixiante. Pero ninguna ceja; todas participan con el mismo exasperado entusiasmo...
¿Quiénes son esas mujeres? ¿Cómo son? ¿Qué esperan de la lucha? Todo lo ignoramos. Como desconocemos una decena más de cuestiones que podrían plantearse con facilidad. Atestiguamos la escena, nada más. Y es que, en lo individual, esas mujeres apenas existen; es su esfuerzo común, su mismo anonimato, lo que podríamos llamar aquí el personaje.
Lo que nos queda tras la lectura es ese aliento monumental y bárbaro de la primigenia literatura guerrera. Las mujeres que combaten con las llamas cuerpo a cuerpo, hasta dar fin a su tarea. El pequeño grupo de soldaderas desconocidas, afanosas, subiendo y bajando de los carros, arrastrando las cajas, tambaleándose bajo su peso en la inmensidad del desierto indiferente.
Son muy pocas las crónicas de Muñoz donde se alcanza la interioridad de un personaje. Parecería que si algunos protagonistas llevan nombres es por mera convención, por procurarse una manera de identificarlos; pero no estamos ante verdaderos individuos, sino ante prototipos. Lo fundamental del relato es la acción. Mas no se trata de ocurrencias simples ni de anécdotas banales; nos hallamos ante esa clase de atroces hazañas, de irrepetibles torturas, de realizaciones inimaginables que, situadas en los límites de lo humano, suelen alimentar la materia de lo legendario.

¿Cuáles son las cualidades que hacen de Muñoz un autor tan leído a lo largo del tiempo? En primer lugar, su habilidad para trasladar la acción a ese terreno mítico de que hemos hablado. Esto es, la capacidad de dar a la anécdota un valor trascendente.
Y después, la claridad en la expresión. Tal vez Muñoz ha realizado esto con palabras sencillas, con recursos literarios más reducidos de lo que algunos críticos desearían. Pero son las palabras y los modos de expresión que se ajustan con exactitud para comunicar al lector cabalmente lo que el autor se proponía decir.
Sus relatos forman una obra clara y precisa, que puede leerse ahora de la misma manera lustros atrás, porque conserva su frescura, su dramatismo, su interés constante y también su elemental sentido del humor. Una obra que no se inclina en favor de los rebeldes ni de los federales; que no adopta una actitud crítica ante la Revolución ni hace su apología. Un testimonio de acontecimientos que por su violencia, por su manera de trastocar el orden establecido, de liberar los instintos primarios del hombre, de amenazar su vida, lo despojan de todo lo accesorio, lo reducen a su esencia, y por momentos parecen incluso nulificar su individualidad. Al menos fue así como Muñoz los vio y es así como nos los cuenta.

FELIPE GARRIDO


Y ahora voy a dar yo los pormenores de la Revolución Mexicana a mi manera:

Mira en youtube.com


Mira en youtube.com
Imagen


La gratitud en silencio no sirve a nadie. A ver si participamos más.
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2728
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2162 veces
Sexo: Hombre


Volver a Histórica

 Temas Recientes
 Ebooks Recientes
AsuntoPublicado porTítulo del tema
Nota Cole, Daniel - Fawkes y Baxter 02 - Ahorcado tres Cole, Daniel - Fawkes y Baxter 02 - Ahorcado
Nota Cole, Daniel - Fawkes y Baxter 01 - Ragdoll (Muñeco de trapo) tres Cole, Daniel - Fawkes y Baxter 01 - Ragdoll (Muñeco de trapo)
Nota Roca Barea, María Elvira - Imperiofobia y leyenda negra JuanDeLezo Roca Barea, María Elvira - Imperiofobia y leyenda negra
Nota Carrisi, Donato - Marcus y Sandra 3 - El maestro de las sombras JuanDeLezo Carrisi, Donato - Marcus y Sandra 3 - El maestro de las sombras
Nota Richards, Keith & Fox, James - Vida JuanDeLezo Richards, Keith & Fox, James - Vida
Nota Galvan, Guillermo - Tiempo de siega tres Galvan, Guillermo - Tiempo de siega
Nota King, Stephen - Dolores Claiborne tres King, Stephen - Dolores Claiborne
Nota Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos cdelacruzd Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos
Nota Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma JuanDeLezo Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma
Nota Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo Humungus Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo
Nota Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo Humungus Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo
Nota Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas Alabalfenrry Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas
Nota Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras Alabalfenrry Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras
Nota Rolin, Jean - Crac ELHENNA Rolin, Jean - Crac
Nota Cercas, Javier - Terra Alta JuanDeLezo Cercas, Javier - Terra Alta
Nota Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood JuanDeLezo Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood
Nota Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea Fercho Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea
Nota Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis JuanDeLezo Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis
Nota Esparza, José Javier - San Quintín Humungus Esparza, José Javier - San Quintín
Nota Zweig, Stefan - María Antonieta Alabalfenrry Zweig, Stefan - María Antonieta
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Premios Nebula Silicon 2 9377
Nota Premio Locus. Fantasia Silicon 4 9544
Nota Premios Hugo Silicon 8 12169
 Audios Recientes
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Nueva sección AUDIOLIBROS Heathcliff 0 8609

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados