Jankowski, Paul - Verdún 1916. Crónica de la batalla más célebre de la Primera Guerra Mund

 Búsquedas
 Índice Cómics

Jankowski, Paul - Verdún 1916. Crónica de la batalla más célebre de la Primera Guerra Mund

Notapor JuanDeLezo » 25 Feb 2017, 08:18

Verdún 1916. Crónica de la batalla más célebre de la Primera Guerra Mundial

Jankowski, Paul
Título: Verdún 1916
Autor: Jankowski, Paul
ISBN: 9788490605592
Año de publicación: 2016
Primera edición: 2014
Título original: Verdun: The Longest Battle of the Great War
Recomendado por: JuanDeLezo

En Verdún, los ejércitos franceses y alemanes, y sus máquinas, lucharon entre sí de acuerdo con la lógica y las convenciones de la época, sin ningún plan siniestro o noble propósito, impulsados por dos naciones-estado que gozaban de poderes sin precedentes sobre sus soldados. La mayoría no eran ni chovinistas ni pacifistas. Eran trabajadores haciendo su trabajo sin entusiasmo, tan bien y tan tenazmente que dejaron tras de sí un testimonio duradero de la capacidad destructiva de dos de las culturas nacionales más creativas de la historia.
A las siete de la mañana del 21 de febrero de 1916 el suelo empezó a temblar en el norte de Francia. Durante las siguientes diez horas más de 1.200 cañones alemanes barrieron un pequeño saliente de las líneas francesas. La inmensidad de las explosiones colapsó casamatas, arrasó trincheras, cortó las líneas de comunicación y volvió locos a los hombres. Cuando el bombardeó cesó, las tropas alemanas comenzaron a avanzar entre los cráteres de los obuses. La batalla de Verdún comenzaba. Diez meses y 300.000 muertos después la carnicería aún continuaba.
Paul Jankowski -uno de los estudiosos de la historia de Francia más prestigiosos del mundo- nos trae el relato definitivo de la batalla más famosa y larga de la Primera Guerra Mundial. En sus páginas nos descubre los motivos alemanes para atacar Verdún, ciudad que no tenía ningún valor estratégico, analiza la lógica infernal que condujo a los dos beligerantes a perpetuar en el tiempo aquella sangría sin sentido, busca entre los testimonios de los soldados franceses y germanos conductas heroicas, los sufrimientos indescriptibles, odios, revueltas… y nos descubre finalmente cómo esta batalla se ha convertido en el símbolo de los horrores de la Gran Guerra.

Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2713
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2155 veces
Sexo: Hombre

Re: Jankowski, Paul - Verdún 1916

Notapor JuanDeLezo » 25 Feb 2017, 08:32

El 21 de febrero de 1916, dieciocho meses después del comienzo de la Primera Guerra Mundial, las fuerzas alemanas atacaron las posiciones francesas situadas al norte y noreste de Verdún, el antiguo bastión junto al río Mosa, en el este de Francia, inaugurando lo que el novelista y veterano de guerra Maurice Genevoix denominó «el símbolo bélico de toda la guerra de 1914-1918». La batalla de posiciones de diez meses de duración que llegó a ser conocida como «la batalla de Verdún» confirió grandeza al lugar y, aun antes de que hubiera concluido, la ciudad en ruinas y sus alrededores ya dejaban adivinar su fama póstuma. En tiempos de guerra, algunas ciudades transcienden su verdadera importancia estratégica, sea esta mayor o menor, y adquieren la condición de leyenda. Tanto Zaragoza en 1808 como Stalingrado en 1942-1943 envolvieron a sus defensores en el aura de salvadores de la nación. Así sucedió también en Verdún, un lugar en el que fallecieron tantos franceses y alemanes —un total de 300.000—, que el inmenso osario que se construyó allí al finalizar la guerra solo pudo albergar una fracción de sus destrozados y dispersos restos. Genevoix no tuvo necesidad de explicar qué había querido decir. Nadie deseaba romper el halo de consenso que rodeaba la martirizada ciudad.
A primera vista, la fama de Verdún entre los franceses parece irreprochable. Fue la más larga de todas las batallas libradas en la guerra, durando al menos hasta diciembre de 1916, cuando los franceses recuperaron la mayor parte del terreno que habían perdido en febrero. Y aun entonces, la lucha no cesó: la batalla era un reflejo de la interminable y monótona sangría que representaba la propia guerra. En segundo lugar, fue una batalla defensiva, una batalla que los franceses no habían iniciado, que parecía representar su posición en una guerra que tampoco habían empezado ellos. Y tercero, fue una batalla solitaria, librada por los franceses sin la ayuda de ningún aliado. Los británicos estaban preparando sus propias ofensivas en un sector distinto del Frente Occidental, los rusos y los italianos estaban combatiendo en frentes distantes, mientras que los estadounidenses no entraron en la guerra hasta meses después de que la batalla de Verdún hubiera terminado. Eso la distingue de la mayoría de las demás grandes batallas y encarnó otra realidad de la Primera Guerra Mundial: durante su desarrollo, los franceses perdieron muchos más hombres que sus aliados en el Frente Occidental, casi el doble que los británicos y doce veces más que los estadounidenses. Verdún, sin duda, supuso un hito emblemático en la experiencia francesa de la guerra.
Completamente integrada en la historia francesa, su propia fama la trasciende. «Verdún pasará a la historia como el matadero del mundo», escribió un conductor de ambulancia estadounidense al llegar allí en agosto de 1917, la última vez que los franceses reconquistaron las crestas de la Cota 304 y Le Mort-Homme. Sin embargo, una mirada más desapasionada hace que su celebridad resulte un poco sorprendente, incluso desde el punto de vista de los franceses. Verdún no fue una batalla decisiva, no fue como Waterloo, Sedán o Kursk, cada una de las cuales representa el momento en que uno de los bandos perdió la iniciativa para no recuperarla jamás. La batalla del Marne, anterior a Verdún, fue más decisiva y había salvado al país de forma más dramática: había frenado en seco a los ejércitos invasores alemanes e incluso los había hecho retroceder. Lo mismo sucedió con las contraofensivas de 1918, que fueron el germen de las doctrinas militares de posguerra francesas que vaticinaban una guerra larga y batallas metódicas —algo que Verdún nunca fue—. Para algunos de sus defensores, la importancia estratégica moderna del lugar era dudosa incluso durante los meses que estuvieron defendiéndolo.
Verdún no tuvo ningún impacto político drástico. No salvó ni supuso el fin de ningún régimen; no fue Bouvines en 1214, que fortaleció a un rey francés, Felipe II, llamado Augusto; ni Rossbach en 1757, que contribuyó a debilitar a otro monarca, Luis XV; ni Waterloo en 1815 ni Sedán en 1870, que destronaron a otros dos, a Napoleón primero y luego a su sobrino. Como régimen, la Tercera República se mantuvo prácticamente igual después de la batalla de Verdún. El primer ministro (o président du conseil, como se le denominaba entonces), Aristide Briand, siguió en su puesto, así como también el jefe de Estado, Raymond Poincaré. Es cierto que la batalla debilitó la posición del general Joseph Joffre, jefe de Estado Mayor, acusado por sus detractores en la Cámara de diputados de haber dejado Verdún mal defendida. Sin embargo, al final, la decepcionante ofensiva franco-británica en el Somme, en verano y otoño del mismo año, influyó más en el hundimiento de la carrera de Joffre que Verdún. La batalla de Verdún, por un breve periodo, hizo avanzar la carrera del general Robert Nivelle, que sucedió a Joffre, pero que permaneció al timón solo hasta su desastrosa ofensiva en el Chemin des Dames en la primavera de 1917. Desde el punto de vista político, la larga batalla fue intrascendente.

Febrero de 1916: durante todo el mes, la niebla, la lluvia la nieve habían cubierto los frentes de Champagne y Argonne. La noche del 19, un viento del este volvió a traer las estrellas y la luna y, por la mañana, cielos azules y despejados.
Al día siguiente, el lunes 21, la tierra comenzó a temblar. Al norte, en el Aisne, los soldados alcanzaron a oír desde sus trincheras un sordo rugido y sintieron retumbar el suelo con más fuerza que cuando habían atacado en Artois el año anterior. Esa noche observaron cómo el horizonte al sureste resplandecía con destellos multicolores. Al día siguiente se enteraron de que los alemanes estaban atacando Verdún, a casi 100 kilómetros de distancia. Más allá, en el lejano sur de la ciudad, el eco de un redoble distante, interrumpido por estallidos regulares, resonó en las montañas de los Vosgos. Más cerca, por encima de Bar-le-Duc, un conductor de ambulancia oyó unos ruidos siniestros, muy diferentes a cualquier sonido que hiciera la artillería francesa, y el granero donde durmió esa noche tembló como si estuviera siendo sometido a sacudidas sísmicas o a erupciones volcánicas.
Mil doscientos cañones alemanes habían empezado a disparar al unísono contra las posiciones francesas de Verdún y sus alrededores minutos después de las siete en punto de esa mañana, precedidos por descargas aisladas realizadas a lo largo de la noche. A las cuatro de la mañana, un enorme proyectil perdido, un proyectil de 380 mm con un peso de casi 800 kilos, había atravesado la oscuridad, derribando algunas piedras de la catedral y cayendo sobre el presbiterio. Era la última afrenta en el sacrilegio en serie que se producía en lugares de culto desde los primeros días de la guerra y el arcipreste decidió conservar la carcasa del proyectil en su jardín. A medida que avanzaba la mañana, el bombardeo se intensificó mientras los observadores alemanes estudiaban desde plataformas de observación cómo las fortificaciones de tierra y los puestos de mando franceses comenzaban a desaparecer de su vista en medio de nubes de humo y polvo. Los montones de proyectiles disminuían rápidamente, a la vez que crecían las pilas de casquillos humeantes. Un artillero experimentó un «verdadero placer», un goce rítmico: «Disparamos, disparamos, disparamos, sin parar ni un instante», cañonazo tras cañonazo, obús tras obús, hora tras hora mientras el sudor resbalaba por su rostro en el aire invernal. Hacia el mediodía, el estruendo se incrementó cuando los morteros empezaron a disparar desde las trincheras y, a las cuatro de la tarde, cuando comenzó el bombardeo más intenso, el Trommelfeuer, y las baterías se pusieron a disparar cada quince segundos, alcanzó un clímax creciente y brutal. Una hora más tarde calló. Los anales de la guerra nunca habían registrado algo similar. Un millón de proyectiles había caído solo en ese día, el primer día de la batalla de Verdún.


Mira en youtube.com
Imagen


La gratitud en silencio no sirve a nadie. A ver si participamos más.
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2713
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2155 veces
Sexo: Hombre


Volver a Histórica

 Temas Recientes
 Ebooks Recientes
AsuntoPublicado porTítulo del tema
Nota Richards, Keith & Fox, James - Vida JuanDeLezo Richards, Keith & Fox, James - Vida
Nota Galvan, Guillermo - Tiempo de siega tres Galvan, Guillermo - Tiempo de siega
Nota King, Stephen - Dolores Claiborne tres King, Stephen - Dolores Claiborne
Nota Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos cdelacruzd Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos
Nota Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma JuanDeLezo Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma
Nota Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo Humungus Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo
Nota Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo Humungus Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo
Nota Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas Alabalfenrry Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas
Nota Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras Alabalfenrry Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras
Nota Rolin, Jean - Crac ELHENNA Rolin, Jean - Crac
Nota Cercas, Javier - Terra Alta JuanDeLezo Cercas, Javier - Terra Alta
Nota Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood JuanDeLezo Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood
Nota Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea Fercho Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea
Nota Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis JuanDeLezo Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis
Nota Esparza, José Javier - San Quintín Humungus Esparza, José Javier - San Quintín
Nota Zweig, Stefan - María Antonieta Alabalfenrry Zweig, Stefan - María Antonieta
Nota Peláez, Javier - 500 años de frío Humungus Peláez, Javier - 500 años de frío
Nota Süskind, Patrick - El Perfume: Historia De Un Asesino ELHENNA Süskind, Patrick - El Perfume: Historia De Un Asesino
Nota Crichton, Michael - Sol naciente ELHENNA Crichton, Michael - Sol naciente
Nota Calvo Poyato, José - La ruta infinita Humungus Calvo Poyato, José - La ruta infinita
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Premios Nebula Silicon 2 9364
Nota Premio Locus. Fantasia Silicon 4 9536
Nota Premios Hugo Silicon 8 12151
 Audios Recientes
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Nueva sección AUDIOLIBROS Heathcliff 0 8600

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados

cron