Gallo, Alejandro M. - Morir bajo dos banderas

 Búsquedas
 Índice Cómics

Gallo, Alejandro M. - Morir bajo dos banderas

Notapor JuanDeLezo » 07 Feb 2015, 23:01

Morir bajo dos banderas

Gallo, Alejandro M.
Título: Morir bajo dos banderas
Autor: Gallo, Alejandro M.
ISBN: 9788494014932
Año de publicación: 2012
Primera edición: 2012
Colección: Rey Lear, 51
Recomendado por: JuanDeLezo

Terminada la Guerra Civil española, los soldados de la II República se dispersaron por el mundo. Meses después, al comenzar la II Guerra Mundial, se reagruparon en las unidades militares que combatieron al nazismo y al fascismo en todos los frentes. No hay un sólo territorio de batalla donde no exista la tumba de un español. A través de los miembros de la familia Ardura, Alejandro M. Gallo reconstruye la vida en los campos de internamiento del norte de África, el reenganche en la Legión Extranjera o en la Columna Leclerc para combatir a Rommel y el Afrika Korps, la creación de la II División Blindada y el desembarco en Normandía, la liberación de París y la incorporación a la Resistencia y al maquis bajo la dirección de los jefes guerrilleros asturianos Vitini y García Granda... Todo hasta la derrota del III Reich y la toma del Nido del Águila.

Imagen


La gratitud en silencio no sirve a nadie. A ver si participamos más.
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2720
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2159 veces
Sexo: Hombre

Re: Gallo, Alejandro M. - Morir bajo dos banderas

Notapor JuanDeLezo » 07 Feb 2015, 23:23

Amanecerá un día...

... En el que todos hayáis muerto, en el que ya no quedéis soldados de aquel «ejército de ratas», como os bautizó el mariscal Pétain. Cuando eso ocurra, se volatilizarán los testigos y germinará la tiranía de los hechos. Y ante vuestro ocaso, la aurora informará al mundo sobre la verdadera hazaña que protagonizasteis e inmortalizó vuestros nombres. Porque al contrario de lo que se cree, sólo hablarán de vosotros después de muertos.
Por fin encontraréis la paz. Vuestra desaparición indicará que ya no sois necesarios. Pero si alguien volviera a despertar la bestia negra del nazismo, os llamaremos. Seréis fáciles de localizar en cualquier rincón del infierno, un paisaje recorrido en vida.
Al atardecer de ese día de difuntos, vuestros hijos o nietos se reunirán en un bulevar de París o bajo el Arco del Triunfo y recrearán la gesta de su liberación. O, tal vez, la cita sea en el puerto de Alicante e imaginen la diáspora. O, a lo mejor, la hospitalaria Volgogrado, la otrora Stalingrado, se ofrezca de cicerone. Sea donde fuere, cada uno de ellos aportará sus recuerdos, fotos, cartas y lágrimas para ponerlos en común. Os salvarán del olvido como vosotros rescatabais del averno a vuestros compatriotas. Y la memoria se convertirá en el mejor tribunal.
Comenzarán hablando de cómo os derrotó el fascismo en España. De la huida en barcos a la Unión Soviética o al norte de África, del paso por los Pirineos hacia Francia, bajo la lluvia, el granizo y las heladas, esquivando cadáveres, vehículos y objetos abandonados en el camino. De cómo las carreteras secundarias, los páramos y las crestas de las montañas os vieron desfilar a miles y miles hacia la frontera. Allez, allez, allez, os gritaban los gendarmes desde el caballo a aquel hormiguero humano.
El destino de los vencidos al cruzar la frontera de la esperanza fueron las cárceles de arena, los campos de refugiados, las Compañías de Trabajadores Extranjeros, el cruce del Atlántico, los desiertos de África, las nieves y fiordos de Narvik o los campos de exterminio nazis. En ese magma de seres vivos os refugiasteis los restos diezmados del Ejército de la II República española, un ejército derrotado, el «ejército de ratas», como os bautizó el gran amigo de Franco y felón a su patria por excelencia.
Cuando de todo eso conversen, vuestros descendientes verán que la bandera de la II República ondeó en París el día de su liberación, enarbolada por soldados españoles con ropas y armamento norteamericano en unidades militares francesas. Y contemplarán sorprendidos vuestra foto en la portada de Libération, el día de la victoria, con el titular «Ils sont arrivés!». También la verán en los desiertos de África con la Fuerza L, el Corp Franc d’Afrique o la 13.ª Semibrigada de la Legión Extranjera combatiendo a Rommel y a los Panzer del Afrika Korps; y comprobarán que servía de grímpola en la heroica defensa de Stalingrado, en las cumbres nevadas de Noruega o en los bosques frondosos del sur de Francia.
¿Qué había ocurrido para que los soldados de un ejército «cautivo y desarmado», como proclamó el último parte de guerra de los franquistas, os convirtierais en una de las principales fuerzas de choque contra Hitler?
Vuestros descendientes obtendrán la respuesta en cuanto contemplen vuestro semblante en fotos de papel sepia tras la distancia que dan muchos años. Comprenderán que, cuando os visteis abandonados por todo el mundo en mitad de la Tierra y nadie apostaba un chelín por vuestras vidas, permanecisteis de pie, con los estómagos vacíos y los rostros demacrados y sin afeitar, con el honor rezumando por vuestras heridas y la determinación en la mirada, apretasteis los dientes, arrojasteis la colilla al suelo, la pisasteis con saña porque teníais deudas que cobrar e hicisteis lo que mejor sabíais hacer: seguir luchando con las armas por la libertad.
Habíais comprendido: en España no se había perdido una guerra, sólo la primera batalla en la lucha internacional contra el fascismo. Esa guerra continuaba en otros parajes, con otras armas, con otros compañeros, con otros uniformes. Pero en esa ocasión, bajo dos banderas.
Los que creyeron que con la salida del último buque del puerto de Alicante lleno de exiliados se había aniquilado al «ejército de ratas» se equivocaron estrepitosamente. En realidad, aquello no fue vuestro final, sino el inicio de una gran gesta, que comenzó en un carguero, el Stanbrook.


Mira en youtube.com
Imagen


La gratitud en silencio no sirve a nadie. A ver si participamos más.
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2720
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2159 veces
Sexo: Hombre

Re: Gallo, Alejandro M. - Morir bajo dos banderas

Notapor Kou » 09 Feb 2015, 11:04

Juan de Lezo, una vez más ImagenImagenImagen
Imagen
Avatar de Usuario
Kou
Lector Recalcitrante
Lector Recalcitrante
 
Mensajes: 2479
Registrado: 15 May 2013, 22:53
Agradecimientos dados: 3085 veces
Agradecimientos recibidos: 1715 veces
Sexo: Hombre

Re: Gallo, Alejandro M. - Morir bajo dos banderas

Notapor ajaxleon » 09 Feb 2015, 21:11

Honor y gloria a los que han dado su vida por la libertad de su país. :excelentye :cheer
Avatar de Usuario
ajaxleon
Lector Habitual
Lector Habitual
 
Mensajes: 73
Registrado: 01 Dic 2012, 23:14
Agradecimientos dados: 21 veces
Agradecimientos recibidos: 9 veces
Sexo: Hombre


Volver a Histórica

 Temas Recientes
 Ebooks Recientes
AsuntoPublicado porTítulo del tema
Nota Roca Barea, María Elvira - Imperiofobia y leyenda negra JuanDeLezo Roca Barea, María Elvira - Imperiofobia y leyenda negra
Nota Carrisi, Donato - Marcus y Sandra 3 - El maestro de las sombras JuanDeLezo Carrisi, Donato - Marcus y Sandra 3 - El maestro de las sombras
Nota Richards, Keith & Fox, James - Vida JuanDeLezo Richards, Keith & Fox, James - Vida
Nota Galvan, Guillermo - Tiempo de siega tres Galvan, Guillermo - Tiempo de siega
Nota King, Stephen - Dolores Claiborne tres King, Stephen - Dolores Claiborne
Nota Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos cdelacruzd Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos
Nota Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma JuanDeLezo Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma
Nota Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo Humungus Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo
Nota Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo Humungus Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo
Nota Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas Alabalfenrry Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas
Nota Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras Alabalfenrry Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras
Nota Rolin, Jean - Crac ELHENNA Rolin, Jean - Crac
Nota Cercas, Javier - Terra Alta JuanDeLezo Cercas, Javier - Terra Alta
Nota Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood JuanDeLezo Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood
Nota Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea Fercho Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea
Nota Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis JuanDeLezo Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis
Nota Esparza, José Javier - San Quintín Humungus Esparza, José Javier - San Quintín
Nota Zweig, Stefan - María Antonieta Alabalfenrry Zweig, Stefan - María Antonieta
Nota Peláez, Javier - 500 años de frío Humungus Peláez, Javier - 500 años de frío
Nota Süskind, Patrick - El Perfume: Historia De Un Asesino ELHENNA Süskind, Patrick - El Perfume: Historia De Un Asesino
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Premios Nebula Silicon 2 9372
Nota Premio Locus. Fantasia Silicon 4 9541
Nota Premios Hugo Silicon 8 12162
 Audios Recientes
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Nueva sección AUDIOLIBROS Heathcliff 0 8604

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron