Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego (JG)

 Búsquedas
 Índice Cómics

Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego (JG)

Notapor JuanDeLezo » 24 Abr 2015, 08:37

La guerra del fuego

Rosny aîné, J.-H.
Título: La guerra del fuego
Autor: Rosny aîné, J.-H.
ISBN: 9788476405703
Primera edición: 1911
Título original: La guerre du feu
Colección: Clío/narrativa
Recomendado por: JuanDeLezo

Hace más de cien mil años, la tribu de los Oulhamr huye, vencida, detrás de su jefe. Han perdido el fuego, están a merced del frio y de la noche. Dos guerreros intentan reanimar ese fuego perdido: Naoh, hijo de Leopardo, el más grande y más ágil y Aghoo, hijo de Uro, el bruto más velludo de los Oulhamr. Para reconquistar el fuego los guerreros tendrán que vérselas con el oso gris, el león gigante, la tigresa, los devoradores de hombres, los mamuts, los enanos rojos, los hombres sin hombros, los hombres de pelo azul y el oso de las cavernas.
Es Naoh secundado por sus fieles compañeros, Gaw y Nam quien lo consigue después de numerosas aventuras. Naoh es retratado como el primer espíritu prehistórico en barruntar que la bondad puede ser más favorable que la crueldad, en él se resumen años y años de prehistoria; él es la muestra de la evolución de la humanidad, lenta, oscura, incomprensiblemente, pero con seguridad, con aplomo, por esta fuerza imperecedera que el hombre lleva dentro, desde los tiempos más remotos: el alma.
La guerra del fuego, es la primera novela de la serie «Los oulhamr» (también «ulhamr» y «ougmar», según diversas traducciones), a la que siguieron El león de las cavernas (1918) y Helgvor, el guerrero del Río Azul (1929), siendo la primera la más famosa, en parte a causa de La Guerre du feu, película rodada en 1981 por Jean-Jacques Annaud.
Esta joya de J.-H. Rosny aîné consigue identificarnos, a pesar de los siglos y de las diferencias de todo orden, con el protagonista del libro. Y hasta se diría que lo consigue poéticamente, llevando la obra a la categoría de un verdadero clásico.

Última edición por Bast el 25 Abr 2015, 09:22, editado 1 vez en total
Razón: Añadir JG
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2744
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2180 veces
Sexo: Hombre

Re: Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego

Notapor JuanDeLezo » 24 Abr 2015, 08:41

¿Qué harán los Oulhamr sin el fuego? ¿Cómo vivirán en la sabana y en el bosque, quién les defenderá contra las tinieblas y el viento del invierno? Tendrán que comer la carne cruda, y amargas las plantas; ya no podrán calentarse los miembros; la punta del venablo no se endurecerá. El león, la bestia de dientes desgarradores, el oso, el tigre y la gran hiena los devorarán vivos durante la noche. ¿Quién recuperará el fuego?
Conocían la dirección del sol y de la luna, el ciclo de tinieblas que seguía a la luz, la luz siguiendo a las tinieblas, la estación fría alternándose con la caliente; el camino de los riachuelos y de los ríos; el nacimiento, la vejez y la muerte de los hombres; la forma, los hábitos y la fuerza de innumerables animales; el crecimiento de los árboles y las hierbas, el arte de dar forma al venablo, el hacha, la maza, el raspador y el arpón, y de servirse de todo ello; el curso del viento y de las nubes; el capricho de la lluvia y la ferocidad del rayo. Finalmente, conocían el fuego —la más terrible y amable, al mismo tiempo, de las cosas vivas—, tan fuerte que podía destruir una sabana entera y un bosque completo con todos sus mamuts, rinocerontes, leones, tigres, osos, aurocs y uros.
La vida del fuego les había fascinado siempre. Lo mismo que los animales, le hacía falta una presa: se nutría de ramas, de hierbas secas; crecía; cada fuego nacía de otros fuegos; cada fuego podía morir. Pero su estatura es ilimitada y, por otra parte, se deja cortar sin fin; cada trozo puede vivir. Se reduce cuando se le quita el alimento; se hace pequeño como una abeja, como una mosca, y, sin embargo, puede renacer de una brizna de hierba, y volverse grande como un pantano. Es un animal y no lo es. No tiene patas ni cuerpo que se arrastre, pero va más rápido que los antílopes; no tiene alas y vuela en las nubes; no tiene boca y respira, gruñe, ruge; no tiene manos ni garras, pero se apodera de todo... Lo amaban, lo detestaban y lo temían. De niños, habían sufrido a veces su mordedura; sabían que no tiene preferencias por nadie —que puede devorar a aquellos que lo mantienen—, que es más solapado que la hiena, más feroz que la pantera. Pero su presencia es deliciosa; disipa la crueldad de las noches frías, es el reposo de las fatigas y vuelve temibles a los débiles hombres.

El fuego… Ahora ya, tan imprescindible como el agua. Como el agua de ese río que corría con fuerza a través de mil países de piedra, de hierbas y de árboles, bebiendo las fuentes, devorando los afluentes. Los glaciares se acumulaban para él en los pliegues de la montaña, las fuentes se filtraban hasta las cavernas, los torrentes hostigaban a los granitos, el gres o las calcáreas, las nubes vomitaban sus esponjas inmensas y ligeras, las capas se apresuraban sobre sus lechos de arcilla. Fresco, espumoso y rápido cuando era forzado por las orillas, en las tierras planas se agrandaba convirtiéndose en lagos, o destilaba pantanos; se bifurcaba alrededor de las islas; rugía en las cataratas, sollozaba en los rápidos. Lleno de vida, fecundaba la vida inagotable. Desde las regiones tibias a las frescas, desde los aluviones nutridos de fuerzas innumerables a los suelos pobres, surgían los pueblos pesados de los árboles: las hordas de higueras, olivos, pinos, terebintos, de encinas, las tribus de los sicomoros, los plátanos, los castaños, arces, hayas y robles, los rebaños de nogales, abetos, fresnos, abedules, las filas de álamos blancos, álamos negros, álamos grisáceos, álamos plateados, álamos temblones y los clanes de alisos, sauces blancos, sauces purpúreos, sauces glaucos y sauces llorones.
En su profundidad se agitaba la multitud muda de los moluscos, ocultos en sus moradas de cal y de nácar, los crustáceos de armaduras articuladas, los peces veloces a los que una flexión lanza a través del agua pesada, tan rápidos como la fragata o rabihorcado sobre las nubes, los peces débiles que chapotean lentamente en el fango, reptiles flexibles como los juncos, u opacos, rugosos y densos. Según las estaciones, los azares de la tempestad, los cataclismos o la guerra, se abaten las masas triangulares de las grullas, las grandes bandadas de ocas, las compañías de patos verdes, cercetas, negretas, chorlitos y garzas, las poblaciones de golondrinas, gaviotas y chorlitos; las avutardas, cigüeñas, cisnes, flamencos, zarapitos, rascones, los martín pescadores y la inagotable multitud de pájaros. Buitres, cuervos y cornejas disfrutan de las abundantes carroñas; las águilas vigilan desde la esquina de las nubes; los halcones planean sobre sus alas cortantes; los gavilanes o cernícalos huyen por encima de las altas cimas; los milanos, furtivos, imprevistos y cobardes, y el gran duque, la lechuza y el mochuelo traspasan las tinieblas sobre sus alas silenciosas.
Sin embargo, también se distinguía algún hipopótamo oscilante como un tronco de arce, las martas se deslizaban solapadamente entre los mimbres, las ratas de agua con cráneo de conejo, mientras acudían las manadas miedosas de élafos, ciervos, corzos y megaceros, y las ligeras tropas de las saigas, onagros, hemiones y caballos, los abultados ejércitos de los mamuts, los uros y los aurocs. Un rinoceronte sumergía su opaca coraza en una ensenada; un jabalí maltrataba los viejos sauces; el oso de las cavernas, pacífico y formidable, avanzaba con su masa oscura; el lince, la pantera, el leopardo, el oso gris, el tigre, el león amarillo y el león negro se emboscaban hambrientos o mordían la presa cálida; su olor denunciaba al zorro, al chacal y a la hiena; las manadas de lobos y de perros desplegaban contra los animales débiles, heridos o agotados por la fatiga, su cautela y su paciencia. Por todas partes pululaba una menuda población de liebres, conejos, ratones de campo, campañoles, comadrejas y lirones... de sapos, ranas, lagartos, víboras y culebras... de gusanos, larvas y orugas... de saltamontes, hormigas, cárabos... de gorgojos, libélulas y nemoceros... de moscardones y avispas, abejas, de zánganos y de moscas... de vanesas, esfinges, piérides, luciérnagas, grillos, de abejorros, de cucarachas...
El río arrastraba juntos los árboles podridos las arenas y las arcillas finas, los cadáveres, las hojas, las ramas y raíces.
Naoh amaba las olas formidables. Las veía descender en su fiebre de otoño en un éxodo inagotable. Chocaban con las islas y recluían en la orilla, en furiosas caídas de espuma, largas masas planas y casi lacustres, torbellinos de esquisto o de malaquita, hojas de nácar y remolinos de humo, despliegues espumosos, largos rumores de juventud, de energía y de exaltación.
Lo mismo que el fuego, el agua le parecía al Oulhamr un ser innumerable; lo mismo que el fuego decrecía, aumentaba, surgía de lo invisible, se precipitaba a través del espacio, devoraba animales y hombres; caía del cielo y llenaba la tierra, infatigable, utilizaba las rocas, arrastraba las piedras, la arena y la arcilla; ninguna planta ni animal podía vivir sin ella; silbaba, clamaba, rugía; cantaba, reía y sollozaba; pasaba por donde no pasaría ni el insecto más diminuto; se la oía bajo la tierra; era muy pequeña en su fuente; crecía en el arroyo; el pequeño río era más fuerte que los mamuts; y el río tan grande como el bosque. El agua dormía en el pantano, reposaba en el lago y avanzaba veloz en el río; se precipitaba en el torrente; daba saltos de tigre o de musmón en el rápido.


Y ahora decidme: ¿quién no se ha hipnotizado junto a un fuego de campamento, viendo los movimientos caprichosos de las llamas, bien calentito, y escuchando de fondo el murmullo de un río que discurre cerca?
Imagen


La gratitud en silencio no sirve a nadie. A ver si participamos más.
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2744
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2180 veces
Sexo: Hombre

Re: Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego

Notapor Kou » 24 Abr 2015, 19:24

Muchas gracias Juan, siempre descubriéndonos obras. Tú lo clasificas como clásico y yo no lo conocía así que me haces favor por partida doble: me lo das a conocer y a mí me entran ganas de leerlo. :mrgreen:
Un abrazo, Juan :gracoas: :gracoas:
Imagen
Avatar de Usuario
Kou
Lector Recalcitrante
Lector Recalcitrante
 
Mensajes: 2479
Registrado: 15 May 2013, 22:53
Agradecimientos dados: 3085 veces
Agradecimientos recibidos: 1715 veces
Sexo: Hombre

Re: Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego

Notapor Humungus » 24 Abr 2015, 19:41

También desconocía yo esta serie.... Gracias por esta recomendación Juan, un hallazgo realmente atractivo. :okperfect
Avatar de Usuario
Humungus
Lector Incorregible
Lector Incorregible
 
Mensajes: 880
Registrado: 21 Abr 2013, 20:38
Agradecimientos dados: 3641 veces
Agradecimientos recibidos: 209 veces
Sexo: Hombre

Re: Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego

Notapor JuanDeLezo » 24 Abr 2015, 20:34

Es un disfrute leer el libro mezcla de paleo historia y fantasía (se escribe en 1911 y no se sabía tanto) pero de unas descripciones espectaculares. La lucha de los bichos que poblaban aquel mundo nuestro es relatada increíblemente bien porque, el autor se mete en la cabeza de los contendientes y hace que tú también te metas y tomes partido por según quien va perdiendo. Si la película "En busca del fuego", basada levemente en este libro, es una obra maestra, yo creo que el libro también lo es. Pasa como la peli y la obra de "En nombre de la rosa", pero ya digo que son muy diferentes el libro y la película, en donde el film tiene bastante más humor.

A calentarse leyendo.
Imagen


La gratitud en silencio no sirve a nadie. A ver si participamos más.
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 2744
Registrado: 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 4 veces
Agradecimientos recibidos: 2180 veces
Sexo: Hombre

Re: Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego

Notapor Kou » 24 Abr 2015, 21:05

JuanDeLezo escribió:Es un disfrute leer el libro mezcla de paleo historia y fantasía (se escribe en 1911 y no se sabía tanto) pero de unas descripciones espectaculares. La lucha de los bichos que poblaban aquel mundo nuestro es relatada increíblemente bien porque, el autor se mete en la cabeza de los contendientes y hace que tú también te metas y tomes partido por según quien va perdiendo. Si la película "En busca del fuego", basada levemente en este libro, es una obra maestra, yo creo que el libro también lo es. Pasa como la peli y la obra de "En nombre de la rosa", pero ya digo que son muy diferentes el libro y la película, en donde el film tiene bastante más humor.

A calentarse leyendo.


He visto un par de veces "En busca del fuego" y la disfruté un montón así que me parece que éste libro va a ser una gozada. :gracoas:
Imagen
Avatar de Usuario
Kou
Lector Recalcitrante
Lector Recalcitrante
 
Mensajes: 2479
Registrado: 15 May 2013, 22:53
Agradecimientos dados: 3085 veces
Agradecimientos recibidos: 1715 veces
Sexo: Hombre

Re: Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego

Notapor Bast » 25 Abr 2015, 09:21

Gracias Juan de Lezo, este no me lo pierdo.
:jorge:
Avatar de Usuario
Bast
Editor
Editor
 
Mensajes: 2295
Registrado: 11 Oct 2012, 16:53
Agradecimientos dados: 167 veces
Agradecimientos recibidos: 1553 veces
Sexo: Mujer

Re: Rosny aîné, J.-H. - La guerra del fuego (JG)

Notapor asun » 06 May 2015, 02:31

Gracias por la recomendación JuanDeLezo :excelentye
Avatar de Usuario
asun
Lector Incorregible
Lector Incorregible
 
Mensajes: 215
Registrado: 27 Dic 2012, 19:41
Agradecimientos dados: 189 veces
Agradecimientos recibidos: 21 veces
Sexo: Mujer


Volver a Aventuras

 Temas Recientes
 Ebooks Recientes
AsuntoPublicado porTítulo del tema
Nota Cole, Daniel - Fawkes y Baxter 02 - Ahorcado tres Cole, Daniel - Fawkes y Baxter 02 - Ahorcado
Nota Cole, Daniel - Fawkes y Baxter 01 - Ragdoll (Muñeco de trapo) tres Cole, Daniel - Fawkes y Baxter 01 - Ragdoll (Muñeco de trapo)
Nota Roca Barea, María Elvira - Imperiofobia y leyenda negra JuanDeLezo Roca Barea, María Elvira - Imperiofobia y leyenda negra
Nota Carrisi, Donato - Marcus y Sandra 3 - El maestro de las sombras JuanDeLezo Carrisi, Donato - Marcus y Sandra 3 - El maestro de las sombras
Nota Richards, Keith & Fox, James - Vida JuanDeLezo Richards, Keith & Fox, James - Vida
Nota Galvan, Guillermo - Tiempo de siega tres Galvan, Guillermo - Tiempo de siega
Nota King, Stephen - Dolores Claiborne tres King, Stephen - Dolores Claiborne
Nota Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos cdelacruzd Eslava Galán, Juan - Historia del mundo contada para escépticos
Nota Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma JuanDeLezo Álvarez, María Teresa - Margarita de Parma
Nota Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo Humungus Arenas, Ildefonso - El Buque del diablo
Nota Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo Humungus Hernandez, José Zoilo - Las cenizas de Hispania 3 - El dux del fin del mundo
Nota Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas Alabalfenrry Carnegie, Dale - Cómo ganar amigos e influir sobre las personas
Nota Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras Alabalfenrry Burgos, Antonio - Gatos sin Fronteras
Nota Rolin, Jean - Crac ELHENNA Rolin, Jean - Crac
Nota Cercas, Javier - Terra Alta JuanDeLezo Cercas, Javier - Terra Alta
Nota Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood JuanDeLezo Taibo II, Paco Ignacio - El Álamo. Una historia no apta para Hollywood
Nota Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea Fercho Halberstam, David - La Guerra olvidada. Historia de la guerra de Corea
Nota Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis JuanDeLezo Cabanas, Antonio - Las lágrimas de Isis
Nota Esparza, José Javier - San Quintín Humungus Esparza, José Javier - San Quintín
Nota Zweig, Stefan - María Antonieta Alabalfenrry Zweig, Stefan - María Antonieta
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Premios Nebula Silicon 2 9384
Nota Premio Locus. Fantasia Silicon 4 9550
Nota Premios Hugo Silicon 8 12181
 Audios Recientes
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Nueva sección AUDIOLIBROS Heathcliff 0 8614

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron